Restaurante Casa Elena y su apuesta por el slowfood

Lugar: Restaurante Casa Elena

Dirección: Calle Nueva 15 – Cabañas de la Sagra – Toledo

Teléfono: 925 355 407

Web: www.restaurantecasaelena.com

casa-elenaEsta semana cogemos el coche y nos adentramos en la provincia de Toledo para visitar la población de Cabañas de la Sagra donde se encuentra ubicado Casa Elena, un restaurante cuya evolución en los últimos años constituye una de las sorpresas mas agradables de los últimos tiempos.

Casa Elena defiende una propuesta gastronómica basada en el producto de proximidad y ecológico y una apuesta por la denominada filosofía slowfood.

El restaurante Casa Elena tiene además una de esas historias familiares que tanto me gustan ya que se asienta sobre los cimientos de una antigua casa manchega reformada donde Ana Cedillo comenzó el proyecto hace varios años. Posteriormente Ana decide traspasar el negocio para dedicarse a la familia y hace pocos años, Cesar Martín, el hijo de Ana, decide recuperar el negocio familiar tras formarse en una prestigiosa escuela de hostelería para plasmar sus nuevas ideas junto al chef Alberto Avilés.

En la carta predomina el producto de temporada por lo que no en vano el menú degustación se cambia cada tres meses para adecuarlo a las diferentes estaciones y los productos que cada una de ellas nos brinda, manteniéndose fiel al recetario manchego. Se busca eliminar intermediarios y tratar con los ganaderos y agricultores de la zona.

El menú degustación está formado por platos que se encuentran en la carta y se compone de seis aperitivos, dos entrantes, dos principales y dos postres. A continuación os muestro algunas de las fotos y mayor detalle de algunos de los platos que pudimos probar nosotros.

Comenzamos nuestro recorrido manchego con un plato típico de la zona como es la almorta y que difícilmente encontraremos en otro lugar. Su combinación con manzana verde, anguila ahumada y caviar cítrico se equilibra perfectamente.

Almorta en Casa Elena

Almorta en Casa Elena

Una tremenda croqueta casi líquida de queso y anchoa y un bollo preñao de judiones con crema de piparras merecen por si solos la visita al restaurante.

Croqueta y bollo preñao en Casa Elena

Croqueta y bollo preñao en Casa Elena

Otro aperitivo destacado llega en forma de caldo de cocido con espuma de hierbabuena y jamón. En Casa Elena preparan el cocido todo los días como una de las opciones del menú ejecutivo que tienen por 20 euros y los fines de semana por encargo.

Caldo de cocido en Casa Elena

Caldo de cocido en Casa Elena

Como primer entrante, pulpo a la brasa con revolconas, ajo negro y patata violeta. Muy bien de punto y muy bueno el aroma y sabor a brasas.

Pulpo a la brasa en Casa Elena

Pulpo a la brasa en Casa Elena

Le sigue otro gran plato como son las manitas de cerdo,con callos de bacalao y chile rojo. Perfecta melosidad y un punto picante muy bueno.

Manitas y callos de bacalao en Casa Elena

Manitas y callos de bacalao en Casa Elena

Como platos principales, salmonete cocinado a baja temperatura, crujiente de camarones, caviar de trucha y una emulsión de queso. Muy interesante el contraste de texturas y sabores.

Salmonete en Casa Elena

Salmonete en Casa Elena

Finalizamos con el cochinillo confitado, migas, manzana verde y aguacate que quizá y teniendo en cuenta el muy alto nivel de todo el menú, fue el plato que menos me convenció.

Cochinillo confitado en Casa Elena

Cochinillo confitado en Casa Elena

De postre tomamos una tarta de queso con helado aunque en esta ocasión cambiamos el escenario para tomarlo ya que en Casa Elena además de una parte en la que prima la gastronomía desarrollan un divertido concepto de cenas a ciegas en las que un grupo de comensales que se conocen o no entre si, acceden a un salón completamente a oscuras donde se les sirve una cena con vino y tienen que tratar de adivinar que es lo que están comiendo y bebiendo. Nosotros tuvimos la oportunidad de una vez terminada nuestra cena, “colarnos” en ese salón para tomar el postre a ciegas y posteriormente gracias a unas gafas de visión nocturna que nos facilitaron, la posibilidad de ver lo que ve el camarero. Al terminar dicha cena tuvimos la oportunidad de contrastar la opiniones con los participantes que lo recomendaban como experiencia diferente. Personalmente creo que lo suyo es ir a cenar al salón que es donde se disfruta de la parte gastronómica con todos los sentidos pero si os apetece una experiencia diferente, ya sabéis que Casa Elena ofrece esta posiblidad.

La oferta de Carta Elena se completa con un servicio de sala joven, amable y profesional y una carta de vinos más que interesante a precios muy adecuados.

El precio del menú degustación es de 40 euros que supone una relación calidad precio muy buena teniendo en cuenta el nivel gastronómico que tiene. Entre semana cuentan con un menú ejecutivo por 20 euros que cuenta con el cocido de la casa como una de sus opciones y que sin duda es el reclamo para mi próxima visita aunque dudo que pueda resistirme a tomarme también alguna que otra croqueta.

Sin duda un restaurante para recomendar y visitar que si estás por la zona o te apetece hacer una pequeña excursión deberías tener en cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *