9 Comments

  1. […] Se encuentra situado en el Barrio de Chueca en pleno centro de Madrid a pocos metros de la Gran Vía o de la calle Barquillo. Existen varios parkings en la zona. Otros restaurantes recomendados en la zona: Divina la Cocina , Gula Gula , Kim Bu Mbu […]

  2. Isabel

    La comida es sorprendente y el sitio tiene una gran potencial lo que no entiendo es por que no ponen gente profesional.
    Tienen el local vacío y te dan la mesa más pequeña en un lugar donde no se oye la música ambiental que tienen puesta. Le dices que si te pueden cambiar y te dicen que tiene que ser ahí.

  3. Lucas

    La camarera es muy seca. No la vi sonreir en las 2 horas que estuvimos allí. Las mesas están muy juntas y la comida no está mal pero no para tirar cohetes

  4. Chang66

    Lo primero que te llama la atención es su decoración, muy sorprendente.
    La comida me gustó mucho porque es original y está buena.
    Me gusta probar sitios exoticos y este cumplió con las expectativas

  5. TAY196

    Tenía algunas dudas antes de ir pero luego me alegré mucho de ir. La decoración es muy bonita. La comida es riquisima y abundante. Pedimos el menu de gustacion y no es de esos que te traen muestrecillas sino que son platazos. Ademas son super majos . Un 10

  6. Jutah

    Quien me iba a decir que la primera vez que fui me daba cosilla porque no conocía el tipo de comida y ahora es uno de mis restaurantes favoritos

  7. Monci

    Priimera experiencia y reperimeos. Decoración rara pero me encanta. A lo mejor es porque soy raro.
    La comida estupenda y muy bien de precio. La ensalada de papaya buenísima

  8. Cristina

    Hace tiempo que conozco este restaurante y siempre me ha gustado mucho. Siempre hasta ayer. Llevaba tiempo sin ir e hice una reserva. Por causas ajenas a nosotros, llegamos 5 minutos tarde. La responsable del local me atendió muy seca y me dijo que nos habían quitado la mesa por llegar tarde así que nos iban a poner en una compartida con otra gente. Yo me quedé helada, primero porque eran 5 minutos de reloj la tardanza, y segundo por el trato. El resto de la noche fue así, cada vez que ella nos atendía, era de lo más maleducada. Les salvaba el otro camarero, que es muy agradable. En cuanto a la comida, pedí las gambas con yuca y mango y me llevé un buen chasco. Las gambas venían en un palillito largo, que no se podía considerar brocheta siquiera, y tenían el tamaño de la gamba arrocera. Aquello era más yuca con mini gambas que otra cosa. Nada, una pena. Ya no creo que vuelva a este restaurante por el trato, fundamentalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *